María Magdalena

María Magdalena

14,00

PRECIO DIGITAL: 4,99 €

«La historia de María Magdalena recuerda a todos una verdad fundamental: es una discípula de Cristo que, en la experiencia de la debilidad humana, ha tenido la humildad de pedir su ayuda, se ha curado por sus manos y lo ha seguido de cerca, convirtiéndose en un testigo del poder de su amor misericordioso, que es más fuerte que el pecado y la muerte.»

Papa Benedicto XVI

Se puede adquirir en digital en:

Welbildt(Alemania), Bol.de (Alemania), Casa del Libro (España), Thalia (Austria), Wook (Brasil), Orellfüssil (Suiza), Librería de la U (Colombia),

Seguiremos aumentando el número de puntos de venta según nos avisen las librerías.

Reseña del libro en La Vanguardia,

AUTOR: Ristine, Jennifer
COLECCIÓN: Pastoral Nº: 1
MATERIA:
FECHA DE EDICIÓN: 21/09/22
LUGAR DE EDICIÓN: Madrid
ISBN: 978-84-18746-98-7
ISBN DIGITAL: 978-84-18746-99-4
ENCUADERNACIÓN: Rústica
INTERIOR: Color
NÚMERO DE PÁGINAS: 180
IDIOMA: Español
CÓDIGOS IBIC: HP

Descripción

 

Índice

Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  15

Nota de la autora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  17

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19

Parte I: El pueblo de María Magdalena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  21

Revelaciones arqueológicas, históricas y geográficas . . . . . . . . . .  22

Panorama histórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

Los habitantes de Magdala . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24

La influencia judía vs. la grecorromana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  25

Una encrucijada cultural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

El mercado y la industria pesquera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32

El puerto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36

Una Magdala próspera: Villas y mikva’ot . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  38

La herencia judía y una encrucijada de la historia judeocristiana .41

La piedra de Magdala . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46

La reputación de Magdala . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54

La muerte y resurrección de Magdala . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .55

Parte II: El drama vital de María Magdalena . . . . . . . . . . . . . . . . . .61

Perspectivas de las Sagradas Escrituras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .62

¿María de Magdala o María, la llamada Magdalena? . . . . . . . . . . .63

María Magdalena, de quien había expulsado siete demonios . . . . 65

Las mujeres a las que Jesús acompañó y cuidó . . . . . . . . . . . . . . . . 70

Al pie de la cruz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  74

Testigo del entierro de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  76

Testigo de la tumba vacía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78

Anunciando que Jesús ha resucitado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80

Parte III: El misterio de María Magdalena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .83

Revelaciones de las tradiciones históricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84

Los evangelios apócrifos (textos gnósticos) . . . . . . . . . . . . . . . . . . .85

Los Padres de la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  91

El gran debate . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

Después de la resurrección: ¿a Francia, Roma y Éfeso? . . . . . . . . .103

María Magdalena en la tradición del arte: lecciones de vida para

cada siglo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114

Parte IV: El encuentro que transforma vidas . . . . . . . . . . . . . . . . . .125

Revelaciones de la antigua Magdala en el siglo xxi . . . . . . . . . . . . . 126

Las piedras claman . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127

Penetrando en el misterio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  128

La invitación a ser la sal y la luz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .138

Una espiritualidad de encuentro y auténtica libertad . . . . . . . . . . .141

Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155

Oración al señor, haciéndonos eco de los sentimientos

de María Magdalena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157

Apéndice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .159

Bibliografía y recursos sugeridos para más lectura e investigación161

Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .167

71 total views, 2 views today

preloader