El humanismo renacentista de san Francisco Javier

El humanismo renacentista de san Francisco Javier

28,00

PRECIO DIGITAL: 9,99

Las historias nacionales que surgieron a la sombra del desarrollo de los Estados nacionales recuperaron buena parte de sus pasados históricos. Pero bien es cierto que lo hicieron a expensas de no pocas idealizaciones y desde luego con la finalidad última de otorgar a la historia de esas “naciones”, emergentes políticamente en ese siglo xix y buena parte del XX, un protagonismo que en muchos casos se hizo exagerado. Las realidades políticas de los siglos XVI, XVII y XVIII, fueron muy diferentes de lo que hoy conocemos y que han sido, al menos hasta ahora, los Estados nacionales. Pues bien, en aras de una mayor fidelidad en la búsqueda de la verdad histórica, que no historiográfica, nos propusimos hacer un cambio metodológico y sobre todo epistemológico. Fruto de este giro, es el enfoque que da nombre a nuestra nueva colección de historia de aquellos siglos que nos proponemos recuperar. Ese nombre, no es otro que el de MUNDO IBÉRICO. Una realidad estructural que trascendía lo político y que fue determinante en las proyecciones culturales y civilizatorias que se produjeron desde el Viejo continente a los nuevos mundos que se incorporaban y que interactuarían con la civilización cristiano occidental.

José Ignacio Ruiz Rodríguez

Catedrático de Historia Moderna

AUTOR: Vieira, Antonio
COLECCIÓN: Mundo Ibérico Nº: 1
MATERIA:
FECHA DE EDICIÓN: 15/10/2022
LUGAR DE EDICIÓN: Madrid
ISBN: 978-84-19488-10-7
ISBN DIGITAL: 978-84-19488-11-4
ENCUADERNACIÓN: Rústica
INTERIOR: Blanco y negro
MEDIDAS: 17x24
NÚMERO DE PÁGINAS: 472
IDIOMA: Español
CÓDIGOS IBIC: HB

Descripción

En 1539, el rey Juan III de Portugal pide al papa misioneros para las Indias Orientales y es el momento en que es designado Francisco Javier para cumplir esa misión evangelizadora en Oriente: Goa, Ceilán, Malaca, las Molucas, Japón, y finalmente, cuando se dirigía a China, encontró la muerte.

El impacto misional y evangelizador de Javier fue enorme. Fundó colegios y seminarios para nativos, creó catecismos en lenguas indígenas, los bautizos fueron muy numerosos y organizó comunidades cristinas por todo Oriente. A esto habría que añadir los numerosos escritos, cartas y sobre todo sermones que dejó escritos. Tuvo una vida ejemplar y de entrega absoluta a la defensa y propagación de la fe católica en unos momentos de enorme dificultad, lo que le valió para que en el año 1622 fuera canonizado por el papa Gregorio XV junto a Ignacio de Loyola y Santa Teresa de Jesús.

Adaptación del Prefacio de José Ignacio Ruiz Rodríguez

67 total views, 1 views today

preloader